¿Cómo comunicar en tiempos de coronavirus y crisis?

Actualizado: jul 15


El impacto del Covid-19 en la economía, la salud y las personas es enorme. Son muchos los retos que debe enfrentar la humanidad para superar esta crisis sanitaria presente en 140 países. Esta pandemia obligó al ser humano a cambiar hábitos, comportamientos y prioridades. También, suscita múltiples reflexiones.


Así mismo, exigió a las empresas plantearse nuevos escenarios de sostenibilidad y desarrollo, además, de los desafíos en comunicación y Responsabilidad Social Empresarial (RSE) que deben asumir. De la gestión de estos dos aspectos depende que las empresas salgan fortalecidas de esta coyuntura, o que por el contrario se les genere un escenario de crisis adicional.

"Los conceptos de imagen y reputación son cercanos, pero diferentes, mientras la reputación se fundamenta en realidad y reconocimiento, la imagen se basa en percepciones. La reputación de una organización se genera “haciendo las cosas bien e impulsando que ese savoir faire sea reconocido": Justo Viñafañe

En este contexto mundial, es fundamental que las empresas adopten los principios de la comunicación en tiempos de crisis. Aún cuando la empresa no haga parte del grupo de las más afectadas económica o reputacionalmente como sucede con las aerolíneas, medios de comunicación, aeropuertos, hoteles, bancos e instituciones gubernamentales, sus directivos deben considerar que cualquier entidad es susceptible de tener una crisis comunicacional que afecte su reputación.


Por lo anterior, en la actual coyuntura se debe fortalecer el diálogo con los stakeholders (proveedores, clientes, gobierno y medios de comunicación), así como sumarse a iniciativas y campañas que ayuden a aliviar el dolor en el mundo. Esto generará confianza en sus públicos de interés y fortalecerá su reputación. Cabe recordar que la reputación es el “63% el valor de mercado de una empresa” (Weber Shandwick).


La presente situación exige una comunicación a la altura de los acontecimientos, que sea confiable, veraz, transparente y en doble vía, considerando la incertidumbre reinante. A ello se suma que los stakeholders tienen acceso rápido a la información (verídica y falsa) y tienen la capacidad de producirla, distribuirla y de influir en la agenda pública de los medios de comunicación y en la opinión de los ciudadanos. Ellos pueden amplificar las malas y buenas prácticas empresariales.


Los públicos de interés esperan que las entidades sean solidarias y aporten desde su quehacer a sobrellevar la pandemia. La acciones se puede dar desde distintos escenarios: teniendo en cuenta las capacidades y recursos, pueden estar dirigidas a todos o un grupo de interés.


Algunas empresas han demostrado su compromiso social con campañas educativas de prevención del coronavirus, otras con donaciones, muchas brindando cursos virtuales gratuitos, etc. Son innumerables las iniciativas. En próximo artículo se divulgarán las

mejores prácticas de RSE y cómo puede aprenderse de estas.

La RSE es un conjunto de compromisos de orden económico, social y ambiental adoptados por las empresas, que constituyen un valor añadido al cumplimiento de sus obligaciones legales, contribuyendo a la vez al progreso de la sociedad en el marco de un desarrollo sostenible.

Por último y no menos importante, es necesario destacar las nueve pautas más importantes para comunicar en tiempos de crisis y contribuir a salvaguardar la reputación de la empresa:

Créditos: Imágenes tomadas de Freepik:https://www.freepik.es/

Suscríbete y recibe en tu correo electrónico los nuevos contenidos.

Comunicadora, Magíster en Mercadeo

Sígueme en las redes sociales
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • LinkedIn - círculo blanco
  • Twitter - círculo blanco

Derechos reservados

© Maily González